Tallulah: infancia y madurez

Tallulah ellen paige toma a una bebe

Esta “dramedia” tiene mucho corazón. Todos los personajes transmiten verdad, sentimiento, sensibilidad, amor, dudas, miedo, coraje, decisiones… La vida. Una vida en la que siempre andamos en la delgada línea entre hacer lo correcto o lo que nos dicta el corazón.

Puntuación: Buena

¿Qué es lo correcto? ¿Dejar una hija con una madre irresponsable e incapaz de cuidar, o secuestrar a esa niña y darle todo el amor del mundo y la esperanza de una familia que la va a querer?.

¿Qué es lo correcto? ¿Dar la cara ante la justicia y hacerte responsable de tus actos, o huir ante la posibilidad de un futuro mejor o por lo menos esperanzador?.

Mientras nos van contando la historia de esta mujer sin hogar que secuestra a una niña también desamparada, vamos cayendo en el embrujo de la historia. Tejiéndose poco a poco unas relaciones difíciles pero ¿qué no es difícil en esta vida?

La protagonista es un alma libre, pero incluso esas almas necesitan compañía. Necesitan alguien a quién dar amor. Al final, los humanos precisamos más dar amor que que nos lo den. Y eso le lleva a un camino hacia la madurez como persona, aceptando por fin responsabilidades.

Tallulah da un paso a la edad adulta a la que se resistía llegar. Y también ese paso es debido a los nuevos compañeros de viaje, ya que hasta entonces se había rodeado de inmaduros como ella, de gente incapaz de ayudarla a crecer.

Resultado de imagen de tallulah

Al final se trata de personajes muy interesantes con una historia maravillosa que contar. Una vivencia que marcará a todos sus protagonistas.

Artículos relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Compartir artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Últimos artículos