Crítica de ‘Hermanos en una noche de verano’ – 8º Festival de Cine Coreano (Han Cine)

Yoon Danbi idea una historia familiar donde el respeto hacia uno mismo y hacia los demás son puestos a prueba.

Despegándose de la estricta narrativa “comienzo-nudo-desenlace”, este drama del 2019 elige utilizar una cronología pasiva, cuyo nudo se extiende de principio a fin. El conflicto entra en la cinta con extrema cautela y se mantiene siempre subyacente, motivando a los personajes a cambiar solo por decisión propia. Así, la directora Yoon Danbi presenta ‘Hermanos en una noche de verano’, una historia verosímil sobre una familia que, a punto de caer abatida, se toma de las manos para no desistir.

Cuando su padre se inunda de problemas económicos, los hermanos Okju y Dongju se mudan a la casa de su abuelo por el verano. Su tía también se aloja allí, formando parte de una dinámica familiar agradable pero disfuncional. Okju, la hermana mayor, se abruma no solo por los problemas que afectan a su hermano, tía, padre y abuelo, sino también por las vicisitudes de crecer y convertirse en adolescente.

‘Hermanos en una noche de verano’ (2019). Dirección: Yoon Dan-bi. Guión: Yoon Dan-bi. Producción: Yoon Dan-bi, Kim Gi-hyeon. Edición: Won Chang-jae. Reparto: Choi Jung-un, Yang Heung-ju, Park Hyeon-yeong, Park Seung-jun, Kim Sang-dong . Duración: 105 min. Nuestra opinión: Muy buena.

|Te podría interesar:  CINE.AR PREPARA LA OCTAVA EDICIÓN DEL FESTIVAL DE CINE COREANO EN ARGENTINA

Uno de los tropos más investigados por el cine coreano es el familiar, ramificado en otros tropos más específicos. Si bien cada film acerca de la familia es diferente, hay un elemento ineludible que los ata a todos: el respeto. En Corea, este valor es fundamental entre las personas que viven bajo un mismo techo, especialmente de parte de los menores para con sus mayores. Es obligación de los más pequeños hacer sentir cómodos y confortados a sus padres y abuelos, aún más si son hombres.

Es por eso que la joven protagonista de la cinta, Okju, encuentra tantos problemas para adaptarse a la convivencia en la nueva casa. Teniendo que encargarse de educar a su hermano, señalar los comportamientos negativos de su padre y atender a su abuelo casi invalido, no tiene momentos para sí misma ni alguien que la aconseje. Afortunadamente, su tía se muda a la casa con ellos, pero sus planes de divorcio la convierten en un desbarajuste emocional, y Okju termina cuidando de ella también. 

Esta sumatoria de elementos parece abrumadora, pero aún le falta lo más importante. Se trata del nunchi, una forma de comportamiento muy valorada en Corea que invita a adecuar las formas de relacionarse de un individuo en pos de mejorar una situación social grupal. Aplicándolo a la película, vemos como la familia de Okju pone siempre buena cara, aunque este destruida por dentro a causa de diversas situaciones. El hecho de que se rehúsan a exteriorizar sus problemas e inquietudes consigue un éxito narrativo: la trama parece no avanzar casi hasta el final. Ningún conflicto se vuelve el motivo central de la película ni pone a un personaje bajo los reflectores, sino que ellos los aceptan como parte inherente de su existir y los cargan como cruces en su espalda cotidianamente.

Puede que esta falta de sobresaltos disguste a más de un espectador, estando el cine tan acostumbrado a las problemáticas que se anuncian pomposamente y destruyen al personaje, quien debe dar todo de sí para solucionarlo con rapidez. Por ello, ‘Hermanos en una noche de verano’ es un film ideal para madurar como observador cinematográfico, intentado comprender que, igual que en la realidad, los conflictos más importantes suelen procesarse en silencio y por dentro.

Hasta el 26 de septiembre esta y otras películas se encontrarán disponibles en CINE.AR.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos artículos