Crítica de “C’mon C’mon” de Mike Mills, con Joaquin Phoenix (A24)

El director y escritor de Thumbsucker (2005), Beginners (2010), 20th Century Women (2016), estrena su última película en colaboración con Apple y A24.

Joaquín Phoenix vuelve al cine tras su consagración por Joker, con un drama atípico, alejado de los lugares comunes: C’mon C’mon, de Mike Mills. Aquí cambia el tono, mientras que en 20th Century Women, su anterior film, aprovechaba la paleta de colores y el montaje ágil y zumbón, Mills elige en su nuevo proyecto, el blanco y negro y el tono pausado.

C’mon C’mon (2021). Guion y dirección: Mike Mills. Elenco: Joaquin Phoenix, Gaby Hoffmann, Woody Norman, Scoot McNairy, Molly Webster, Jaboukie Young-White, Deborah Strang y Sunni Patterson. Fotografía: Robbie Ryan. Edición: Jennifer Vecchiarello. Música: Bryce y Arron Dessner. Duración: 109 minutos. Nuestra opinión: Muy buena.

C’mon C’mon que en una traducción al español sería algo así como “Vamos, Vamos”, cuenta la historia de Johnny, un periodista radial, que debe cuidar a su sobrino Jesse un par de días, mientras su hermana ayuda a su pareja a recuperarse de una enfermedad mental, que si bien no es mostrada explícitamente, sería bipolaridad.

El relato muestra esa relación con su sobrino de 9 años en un par de días, mientras Johnny trabaja entrevistando niños y adolescentes en distintas ciudades de Estados Unidos, preguntándole sobre sus ideas sobre el futuro. Desde esas entrevistas, al tratamiento de la relación entre tío y sobrino hay un punto de partida interesantísimo: la relación de los adultos con los más pequeños sin maniqueísmos o condescendencia.

Mills entiende a los niños como sujetos, no como meros elementos para mover el relato. Jesse es profundamente inteligente y también un niño muy triste, que nota todo el tiempo lo mal que lo pasan sus padres y que no puede hacer mucho al respecto. C’mon C’mon muestra cómo a veces los roles de preocupación y responsabilidad se invierten ante problemas familiares, que a veces se tornan crónicos, sin solución.

Pero la película no se queda con ese aspecto del niño (un brillante Woody Norman, que en realidad es britanico y debió hacer acento americano para meterse en su papel). Es a la larga un pequeño caprichoso, que se pierde en la calle, que llora y hace berrinches. Ahí está el otro gran tema de la película, quizás un tanto subrayado y no tan logrado, pero de todas maneras valorable: el peso de ser padres, sus aspectos menos atractivos, el cansancio que genera.

|Te podría interesar: CRÍTICA DE ‘SPENCER’, DE PABLO LARRAÍN CON KRISTEN STEWART

Johnny es un hombre soltero, sin perspectivas de formar una familia y en ese sentido, es la primera vez en su vida adulta que parece lidiar con un niño, que debe cuidarlo y entenderlo. Quizás el principio de siglo XXI nos hizo repensar los verdaderos alcances de la paternidad y de ahí una mayor reticencia a tener hijos (acá es imposible no pensar en las declaraciones del Papa Francisco de hace unos días) y la película no reniega del debate, de hecho lo expone.

La película además se destaca por su fotografía impecable y las actuaciones naturales sin estridencias. Una vez más Joaquín Phoenix hace un gran papel, es la primera vez en muchos años que veo a alguien que realmente parece periodista. No solo por su panza y su look desaliñado y natural, sino también por cómo pregunta y escucha a sus entrevistados: Joaquín entiende que el periodista nato escucha, amplía las ideas de su interlocutor y deja las suyas en segundo plano.

Y como había ocurrido en su película anterior, Mills se vale de la intertextualidad y cita diferentes escritos y artículos académicos que aparecen citados en pantalla y leen los personajes y que tienen relación directa con lo que ocurre en pantalla. Mills conecta con la realidad pero también con la teoría con la que se inspiró y nunca se siente metido a calzador, sino que al contrario, completan esa mirada contemplativa de la paternidad y maternidad. 

Aquí un pequeño spoiler, aunque la película no tiene un gran giro argumental ni mucho menos: las entrevistas a los niños que hace Phoenix son reales. La producción se contactó con niños y adolescentes de las ciudades en las que filmaron y entablaron esas conversaciones sin guión, ni fabricación alguna. De ahí la naturalidad lograda y sobre todo, una vez más, esa escucha atenta a los chicos. La película nos dice una y otra vez lo mismo: los niños nos pueden enseñar mucho de nosotros mismos, su sabiduría poco tiene que ver con su edad, sino más bien de lo que viven ahí, al lado nuestro.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos artículos