¿Es ‘El Exorcista’ de William Friedkin una película maldita?

El Exorcista de William Friedkin, una película maldita
La gran incógnita que gira en torno al clásico de William Friedkin de 1973: ¿El Exorcista es una película maldita?
¡Ayúdanos compartiendo nuestro contenido!
El Exorcista de William Friedkin, una película maldita

En el mundo del cine, existe un fenómeno intrigante y misterioso que capturó la imaginación de la audiencia y el interés de los cinéfilos: las «películas malditas». Estas producciones, a menudo asociadas con películas de terror, están envueltas en un velo de tragedias y desgracias que parecen ir más allá de lo que la lógica puede explicar. Pero, ¿son realmente estas películas víctimas de maldiciones sobrenaturales o hay explicaciones más terrenales detrás de los horrores que ocurrieron tras las cámaras?

Un ejemplo icónico de una película considerada maldita es El Exorcista (1973), dirigida por William Friedkin. Esta película no solo se ha ganado su lugar en la historia del cine como una de las más aterradoras de todos los tiempos, sino que también fue un constante objeto de especulación y mitos sobre si está verdaderamente maldita.

Estrenada en 1973, El Exorcista supo convertirse en una de las más grandes películas de terror de todos los tiempos. A poco tiempo de iniciada su carrera, este largometraje le permitió a William Friedkin valerse como un cineasta que tenía mucho para contar y contaba con las herramientas necesarias. Junto con The French Connection (1971), fueron producciones que sirvieron para impulsar la carrera del director. Pero, cueste a quien le cueste, el filme protagonizado por Ellen Burstyn forma parte de la cultura general, siendo un pilar de su género.

|Te podría interesar: WILLIAM FRIEDKIN: 5 PELÍCULAS FUNDAMENTALES

¿El Exorcista es realmente una película maldita?

Linda Blair en El Exorcista (1973).
Linda Blair en El Exorcista (1973).

La producción de El Exorcista estuvo plagada de incidentes inexplicables. Desde un incendio que destruyó parte del set hasta lesiones graves sufridas por el elenco. Es así cómo la película parecía estar verdaderamente «maldita». Pero al analizar detenidamente lo que ocurrió, surge una pregunta: ¿fueron estas tragedias el resultado de una maldición sobrenatural o hubo otras causas más racionales?

Una de las principales controversias en torno a El Exorcista es el comportamiento de su director, William Friedkin. Gran parte del caos en el set se debió a las tácticas poco convencionales de Friedkin, quien tenía una reputación de ser maníaco e irracional en su enfoque. Incluso llegó a herir a actores para obtener reacciones genuinas de miedo. Esto resultó en lesiones permanentes para algunos miembros del elenco debido a efectos especiales defectuosos. A pesar de esto, Friedkin insistía en seguir filmando. Esto plantea la pregunta de si las desgracias fueron más el resultado de métodos de dirección imprudentes que de una maldición sobrenatural.

Sin embargo, hay elementos en la historia de El Exorcista que desafían la explicación lógica. Por ejemplo, la muerte de actores y familiares de actores antes del estreno de la película, un patrón común en las películas «malditas». Esto lleva a la pregunta de si el retraso en la producción y la prolongación de la filmación permitieron más tiempo para que ocurrieran tragedias fuera del set. Pero como para todo, siempre hay una respuesta lógica. La producción tuvo un presupuesto inflado, el incendio del set, malos funcionamientos y lesiones de actores prolongaron el rodaje por nueve meses. Durante ese tiempo, se produjo una epidemia de gripe en Londres que causó la muerte de un actor y el fallecimiento de otra actriz de 90 años.

‘El Exorcista’: Entre la mitología y la realidad

El mítico climax de El Exoricsta (1973).
El mítico climax de El Exoricsta (1973).

Rápidamente, el elenco y el equipo de El Exorcista también creyeron que la película los perseguía como una maldición. Sin embargo, es poco probable que la producción haya estado bajo una maldición demoníaca. Más bien, los problemas se debieron a retrasos en la producción y las tácticas extremas de Friedkin. Sin embargo, después de una bendición realizada por un sacerdote en el set, no se reportaron más incidentes.

A pesar de todas las controversias y tragedias que rodearon a El Exorcista, la película tuvo un impacto indeleble en la audiencia. Generó histeria colectiva, con informes de personas desmayándose y vomitando en los cines. Warner Bros. aprovechó la situación y la capitalizó como publicidad gratuita. Fue así cómo se la presentó bajo la fama de una «película maldita», lo cual aumentó su atractivo ante el público. De más está decir que se volvió rápidamente en un éxito en taquilla y, posteriormente, en un clásico indiscutido.

Las películas «malditas» ofrecen una ventana intrigante a la historia del cine y a la fascinación humana con lo sobrenatural. Si bien es tentador atribuir todos los problemas a maldiciones y fuerzas desconocidas, la evidencia sugiere que, en muchos casos, las desgracias pueden explicarse por decisiones imprudentes en el set. Estas películas nos recuerdan que, en el mundo del cine, la realidad a menudo es más extraña que la ficción y que separar la mitología de la verdad es esencial para comprender verdaderamente estas historias detrás de las cámaras.

El Exorcista (1973) disponible en streaming en HBO Max y Prime Video

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *