Crítica de ‘Cha Cha Real Smooth’ de Cooper Raiff con Dakota Johnson (Apple TV+)

cha-cha-real-smooth
Cooper Raiff dirige y protagoniza su segundo largometraje, una coming-of-age cálida y convincente, ganadora del premio del público en el Festival de Sundance.
¡Ayúdanos compartiendo nuestro contenido!
cha-cha-real-smooth

En ‘Cha Cha Real Smooth’ seguimos a Andrew (Cooper Raiff), un veinteañero que acaba de terminar la universidad sin tener muy en claro su futuro. Intenta introducirse en el mundo adulto mientras explora su identidad y, en búsqueda de un empleo mejor, comienza a animar fiestas infantiles para los amigos de su hermano. En un bar mitzvah conoce a Domino (Dakota Johnson) y a su hija Lola (Vanessa Burghardt), una adolescente con autismo. Pronto desarrolla un vínculo muy peculiar con ellas que lo hace crecer como persona.

‘Cha Cha Real Smooth’. Dirección y guión: Cooper Raiff. Producción: Erik Feig, Dakota Johnson, Jessica Switch, Cooper Raiff, Ro Donnelly. Diseño de producción: Celine Diano. Fotografía: Cristina Dunlap. Compositores: Este Haim, Christoper Stracey. Montaje: Colin Patton, Henry Hayes, Cooper Raiff. Reparto: Cooper Raiff, Dakota Johnson, Vanessa Burghardt, Evan Assante, Leslie Mann, Brad Garrett. Nuestra opinión: Excelente.

|Te podría interesar:  LAS 10 MEJORES PELÍCULAS DEL 2022 (POR AHORA)

Como ya vimos en ‘Shithouse‘, su ópera prima, Cooper Haiff tiene la capacidad de construir y desarrollar personajes hermosos y complejos sin juzgarlos en ningún momento. Sus discursos no están sujetos a un juicio de valor que el filme impone a nivel más grande. Tienen esas cuotas de egoísmo, frescura, frustración y alegría que componen a la realidad de estos personajes y que los hacen identificables y emocionantes. Esta comedia romántica también es una coming-of-age con un protagonista un poco diferente, no tan enajenado en su propio dilema sino uno que además se preocupa por los que lo rodean.

‘Cha Cha Real Smooth’ es una película bella y encantadora. La historia es firme y convincente sin ser soberbia ni condescendiente. No plantea un bien y un mal, no acomoda su idea para satisfacer al espectador. Esta es una de esas películas que cuando terminan te quedas con una sensación agridulce porque estás muy feliz de haberla visto pero muy triste porque haya terminado. Una de esas que se quedan largo rato latentes. A veces uno cree que ya no se hacen películas así pero llega Cooper Raiff y nos hace quedarnos pensando en sus personajes por unos cuantos días.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.