Crítica de ‘Not Okay’ (‘Falsa influencer’), de Quinn Shephard con Zoey Deutch

Not Okay
En está sátira Zoey Deutch encarna a un personaje que con su obsesión de convertirse en influencer se ve metida en un problema que muestras los peligros de la fama.
¡Ayúdanos compartiendo nuestro contenido!
Not Okay

Lo que convierte a una sátira, en una satira, es la conciencia de esta misma. Si una película entiende que su estructura está hecha en post a hacer una crítica aguda a las costumbres de una sociedad, seguramente logre su objetivo. Not Okay presenta de entrada al personaje principal en una complicada situación, para luego ir al pasado y aprovechar la técnica de «se preguntarán como llegue acá». Esta estrategia se usa para mostrar como el punto B (el presente que es el problema, el momento malo), va hacia el punto A (el pasado, momento neutral), para así ir al punto c (el futuro, resolución y el final feliz). El tema es que mientras avanza la historia se hace muy difícil pensar en un escenario real en el cual haya un cierre agradable. Y, en un giro muy inteligente de la escritora y directora, eso no sucede. La bomba cae a pesar de la redención. Eso hace que Not Okay sea una buena sátira y en consecuencia un buen film.

‘Not Okay’ (2022). Dirección y guión: Quinn Shephard. Elenco: Zoey Deutch, Mia Isaac, Negin Farsad, Dylan O’Brien, Nadia Alexander, Karan Soni. Fotografía: Robby Baumgartner. Edición: Mollie Goldstein. Música: Pierre-Philippe Côté. Duración: 100 minutos. Nuestra opinión: Buena.

Danni, interpretada por Zoey Deutch, es una fotógrafa de una revista juvenil que a pesar de sus desesperados intentos no logra conectar con nadie. Es, para sus compañeros y jefes, un estorbo. Su obsesión con convertirse en una influencer hace que este todo el tiempo aparentando ser alguien que no es. Al fin de cuenta se trata de una chica desentendida que sufre de depresión. En un esfuerzo para hacerse notar, le comenta a un influencer (Dylan O’Brien) que va a emprender un viaje a París, lo cual llama su atención. Así, decide tomarse unos días libres del trabajo para mostrar, con ediciones de fotos y posteos falsos en sus redes, que está en Francia. Lo que podría ser solo algo penoso, se convierte en una pesadilla, ya que la ciudad parisina sufre de ataques terroristas. Ahora, Danni tendrá que seguir con la mentira. Allí, a costa de la lastima, encuentra un escenario perfecto para tener el interés de todos.

|Te podría interesar: CRÍTICA DE ‘FRESH’, DE MIMI CAVE CON DAISY EDGAR-JONES Y SEBASTIAN STAN

Otro gran acierto de Not Okay es la división de mundos que presenta. Por un lado, está aquel que es representado por Dani, un ambiente que se encuentra intoxicado y corrompido por las redes sociales, ese que nos inculca esta idea de que debemos ser especiales, tener una voz, un feed de instagram limpio, etc. Por el otro lado, está el mundo que es representado por Rowan (Mia Isaac), una estudiante de secundaria referente del grupo anti-armas que ha dicho basta en Estados Unidos. Tras el sucedido en París, Dani entra en contacto con el mundo de Rowan, uno real. Es allí, donde la protagonista por primera vez encontrará su identidad. Pero para el momento ya será demasiado tarde.

Not Okay es una película que representa muy bien los peligros de la fama. Muestra a una generación perdida y sin horizonte producto a la superficialidad de las redes sociales. Además, la actuación de Zoey Deutch logra expresa todos estos efectos negativos. Entre la comedia y el suspenso de, que va a hacer nuestra protagonista, se arma un combo muy bien logrado de un film que nos hace preguntarnos si nuestros sueños son verdaderamente puros.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.