Crítica de ‘Ahed’s Knee’, de Nadav Lapid (MUBI)

La nueva película de Nadav Lapid, 'Ahed's Knee', se presentó en la categoría de autores del Festival de Mar del Plata 2021.
Facebook
Twitter
WhatsApp

Si no has llegado a ver una película de Nadav Lapid, 109 minutos de metraje bastaran para quedar en tu subconsciente por un buen rato. El encuentro entre director y audiencia, no solo se ve en la pantalla de Ahed’s Knee, sino que el discurso político, y una clara visión del mundo, combina con un juego de cámaras versátil que no podrá dejar indiferente a nadie. De esos films que son acusados de antipatrióticos (antisemitas en este caso) por proponer un verdadero debate.

Ahed’s Knee (2021). Dirección y guion: Nadav Lapid. Elenco: Avshalom Pollak, Nur Fibak. Fotografía: Shai Goldman. Edición: Nili Feller. Producción: Judith Lou Levy, Even Robin, Osnat Handelsman-Keren. Duración: 109 minutos. Nuestra opinión: Buena.

|Te podría interesar: CRÍTICA DE ‘THE LOST DAUGHTER’, DE MAGGIE GYLLENHAAL (MAR DEL PLATA 2021)

Avshalom Pollak encarna a Y., un director de cine con ya una carrera de renombre que es invitado a un pequeño pueblo desértico de Israel, su país natal. Allí va a presentar su última película por pedido de ministerio de cultura de la nación. Film que viene de triunfar en el Festival de Berlín, siendo un guiño al propio Nadav Lapid quien en el 2019 ganó el Oso de Oro por Sinónimos: Un israelí en París. Allí, por lo basto del desierto, la representante del gobierno (Nur Fibak), y su propia ansiedad, revivirá su pasado mientras debe tomar una decisión que va en contra de sus principios.

Ahed’s Knee es una representación del famoso tour de force que vive un personaje. Y., es el típico artista patán que cree que tiene todas las respuestas. Aun que no lo dice en voz alta se siente el diferente de su era. Sin embargo su propia alma no se traga todo. Por eso el film constantemente te muestra su perspectiva, no solo a través de los diálogos. Continuamente los movimientos de cámara son inesperados. Como si fuera manejada a través de un control remoto averiado, la audiencia entra en la mente del protagonista y transita movimientos bruscos, inesperados primerísimos planos, la pantalla de un celular, flashbacks y escenarios ficticios. Es normal no saber qué es que en esta nueva entrega de Nadav Lapid.

El film es una radiografía al discurso político que quieren manejar las autoridades, y el ciudadano patriótico común, de la nación hebrea. Siendo un puñal directo al corazón a aquellos que quiere controlar el arte y la libertad de expresión.  Y., relatará su vivencia en el servicio militar, algo palpable en toda la población del aquel país. Es ahí donde deberá decidir si se vende a ese sistema que tanto lo golpeó. Es importante que existan película como Ahed’s Knee, representa una visión del mundo que más allá de que te guste o no, hace que una persona o una población, cuestionen su propio presente a través de las acciones del pasado. Especialmente en aquellos lugares fuera de las grandes urbes en donde es necesario, hoy más que nunca, abrir el debate.

Ficha en IMDb.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

REDES SOCIALES

ESCUCHA NUESTRO PODCAST

teoría cinéfila

TWITTER